INICIO | English version | Une version Française
Leonardo Da Vinci
 
Leonardo da Vinci fue una de las más grandes figuras del Renacimiento, famoso pintor, escultor, arquitecto, ingeniero, inventor y científico. Los descubrimientos de Leonardo no se difundieron en su época debido a que suponían un avance tan grande que los hacia indescifrables, hasta tal punto que, de haberse publicado, hubieran revolucionado la ciencia del siglo XVI. De hecho Leonardo anticipa muchos descubrimientos de los tiempos modernos. Fue un hombre adelantado a su época. No obstante, La admiración hacia Leonardo como científico e inventor es reciente, puesto que a lo largo de cuatrocientos años su enorme fama se debió a sus logros como pintor de cuadros  que han sido consideradas obras maestras de la pintura.
 
Leonardo da Vinci nació el 15 de agosto de 1452, en Anchiano, una aldea cerca de la ciudad de Vinci en el valle del Arno, dentro de los territorios de Florencia, aunque para otros nació en Vinci, de ahí su "apellido". Sin embargo, Leonardo acostumbraba firmar sus trabajos como “Leonardo” o “Io, Leonardo” (yo Leonardo), es decir, sin emplear el nombre de su padre, lo que sumado al hecho de haber sido desheredado por su padre (Piero da Vinci), induce a pensar que era hijo ilegítimo.
 
Era un niño solitario con grandes aptitudes para las artes plásticas, principalmente el dibujo, así como la geometría, la mecánica y la música. Poseía una gran capacidad de observación lo que le valió no sólo a su obra artística sino también a otros temas que estudió como la física (principalmente la mecánica), la música o el naturalismo (ahora biología), un gran realismo y una naturalidad sobresaliente.
 
Contrariamente a lo que muchos piensan, Leonardo no fue un hombre culto al estilo de su época: no aprendió latín y no era el prototipo de humanista, llamándose a sí mismo "hombre sin letras", por lo que era ignorado por los estudiosos contemporáneos. Tampoco dominaba el álgebra, por lo que resulta excesivo considerarlo un matemático. Sin embargo, hoy en día aún sorprenden sus trabajos sobre ingeniería, el vuelo y otras áreas que suscitaron su insaciable curiosidad.
En el campo de la anatomía estudió la circulación sanguínea y el funcionamiento del ojo; en meteorología y geología, conoció el efecto de la luna sobre las mareas, anticipó las concepciones modernas sobre la formación de los continentes y conjeturó sobre el origen de las conchas fosilizadas. Por otro lado, es uno de los inventores de la hidráulica y probablemente descubrió el hidrómetro; su programa para la canalización de los ríos todavía posee valor práctico.
 
Inventó un gran número de máquinas ingeniosas, entre ellas un traje de buzo, y especialmente sus máquinas voladoras que, aunque sin aplicación práctica inmediata, establecieron algunos principios de la aerodinámica.
 
Dotado de una aguda capacidad de observación, su aproximación a la ciencia nunca destacó por sus explicaciones teóricas ni por recurrir a experimentos; en cambio, para comprender los fenómenos que le interesaban los describía y dibujada hasta sus últimos detalles; planeando realizar una gran enciclopedia basada en detallados dibujos de todo lo conocido. Registraba con minuciosidad sus elucubraciones sobre temas técnicos y científicos. Combinaba en ellas perfectamente el arte con la ciencia para representar de la mejor manera posible la materialización de sus ideas. Con cierto afán críptico, como si no quisiera desvelar del todo sus descubrimientos, Leonardo escribía de derecha a izquierda todos sus diarios, utilizando la llamada escritura especular, por ser zurdo, de manera que de no tener costumbre, para poder leer sus escritos, había que utilizar un espejo.
 
Leonardo falleció el 2 de mayo de 1519, en la mansión o castillo de Clos Lucé (Francia) bajo la protección del rey Francisco I se había convertido en un amigo muy cercano de el.
 
Llama la atención la personalidad creativa del gran Leonardo caracterizada por una dedicación apasionada por su trabajo (hasta la obsesión) y un ritmo aparentemente descontinuado. El escritor italiano del renacimiento Matteo Bandello, que conoció bien a Leonardo, escribe lo siguiente:
«En la mañana temprano subía al andamio, porque la Última Cena estaba un poco en alto; solía desde que salía el Sol hasta la tarde oscurecida no quitarse nunca el pincel de la mano, olvidándose de comer y de beber, pintando continuamente. Después sabía estarse dos, tres o cuatro días, que no pintaba, y aún así se demoraba allí una o dos horas cada día y solamente contemplaba, consideraba y examinando para sí, sus figuras juzgaba. También lo ví (según que el capricho o antojo le tocase) marcharse a mediodía, cuando el Sol está en lo alto, a la corte vieja» - sobre el lugar del actual Palazzo Reale - «donde aquel asombroso Cavallo compuesto de tierra, y venirse derecho a le Grazie: y subiéndose al andamio tomar el pincel, y dar una o dos pinceladas a una de aquellas figuras, y luego de repente irse y andar a otro lugar».
 
Sus inventos:
 
La capacidad inventiva de Leonardo no tenía más límite que el de su imaginación. Es legendaria su genialidad como inventor de todo tipo de máquinas. Fue el primero en aplicar la perspectiva y la visión tridimensional a los esquemas de máquinas y obras de ingeniería. Sus notas contienen dibujos de numerosas innovaciones como diversas máquinas para volar, incluido un artefacto parecido el helicóptero. El 3 de enero de 1496 ensayó una de sus máquinas para volar sin éxito. Estudió o prefiguró armas de fuego, tanques armados, el esnórquel de buceo, el paracaídas, un submarino y un dispositivo con engranajes que se cree era una máquina para calcular.  Aunque no desarrollo físicamente casi ninguno de sus inventos (en parte por ser técnicamente imposibles para su época), sorprende la visión que tuvo para proyectarlos con sorprendente detalle y lucidez en sus dibujos y manuscritos que se conservan hasta la actualidad.  Algunos de sus inventos han sido construidos por científicos e ingenieros de la actualidad y han funcionado tal como Leonardo predijo. Aquí algunos de ellos.
 
 
Dibujo de Leonardo Da Vinci  Prototipo real en la actualidad
   
 
   
   
 

© Inventar 2008. Todos los derechos reservados.
  Telf. Perú:  (511) 9933 - 08549 / USA:  (001) 786 - 587 9100
info@inventarperu.com

.