INICIO | English version | Une version Française
Pedro Paulet
 

El inventor del motor de propulsión de combustible líquido (1895) y del primer sistema moderno de propulsión para cohetes (1900), fue el peruano Pedro Paulet. El descubrió las ventajas del combustible líquido para la propulsión de los cohetes y diseño, construyo y probo con éxito el primer motor cohete de combustible liquido conocido en la historia.

Pedro Paulet nació en Arequipa en la ciudad de Tiabaya el 2 de julio de 1874. Hijo de Pedro Paulet y Antonia Mostajo. El fue uno de varios hijos nacidos en una familia mestiza que vivía en una de las tantas lejanas y olvidadas pequeñas aldeas de la sierra peruana. A la edad de tres años quedó huérfano de padre y su madre se esmeró en criarlo y darle una buena educación. Cursó estudios en el célebre colegio del Padre Duhamel. Ingresó a la Universidad de San Agustín donde estudió simultáneamente en las Facultades de Letras y de Ciencias.

Desde muy niño Pedro Paulet mostró un gran interés y pasión por viajar al espacio. El construía primitivos modelos de cohetes basados en los fuegos artificiales que se solían utilizar en las festividades de su pueblo. Era casi un niño cuando inspirado por los cohetes lanzados al aire durante las festividades de las fiestas religiosas de su ciudad natal, Arequipa, decide realizar experimentos fabricando cohetes con canutos de carrizo ligados fuertemente con pitas de caña, y ataba a las guías de estos cohetes redecillas con piedras, fierro, roedores o pedazos de metal, para calcular la fuerza que buscaba. “No se trata de atraer el aire sino de empujarlo”, solía decir. Estos experimentos alarmaban al vecindario, lo cual le obligo a realizarlos fuera de la ciudad. Esta fascinación por los cohetes y su sueño de viajar al espacio fue lo que continuamente durante toda su vida lo motivó en sus experimentos e invenciones.

En el año de 1893, cuando tenía 18 años, falleció su madre y al año siguiente recibió una beca en reconocimiento por su excelencia académica, por parte del gobierno peruano que le permitió viajar a Europa a cursar estudios de ingeniería. En la Sorbona de París estudia Ingeniería y Arquitectura para luego en el año de 1898 proseguir con estudios en el campo de la Química Aplicada de la Universidad de París donde estudió con el Profesor Marcelin Berthelot. Fue allí donde investigó el tipo de combustible necesario para ser usado en los cohetes para el vuelo en el espacio sideral. Desde la edad de 21 años estudió en Europa y se gradúa en el Instituto de Química Aplicada de París en el año de 1901, obteniendo con la más alta distinción el título de Ingeniero Químico.

EI puesto de Pedro Paulet en la historia se debe a la tecnología del cohete, con la que inició la era espacial. Naturalmente como toda persona de inteligencia superior hizo muchas otras cosas y las hizo muy bien. Fue arquitecto, ingeniero, mecánico, químico, economista, geógrafo, escultor, diplomático, escritor, periodista, conferencista e inventor visionario. En todos estos oficios le correspondieron importantes reconocimientos y a cada uno de ellos dedicó tiempo, paciencia y talento.

El propio Director de la NASA y Director del primer vuelo tripulado a la Luna, el científico Wernher von Braun, reconoció que con su esfuerzo el peruano Paulet ayudó a que el hombre abordara la Luna, y en el libro que el mismo von Braun escribió conjuntamente con Ordway – “Historia Mundial de la Astronáutica" - recuerda que Pedro Paulet, en París, entre 1895 y 1897 experimentó con su pequeño motor de dos y medio kilos de peso, logrando un centenar de kilogramos de fuerza, y agrega “por este hecho, Paulet debe ser considerado como el pionero del motor a propulsión con combustible líquido”.


Inventos

La girándula

El primer dispositivo diseñado por Pedro Paulet consistió en una rueda de bicicleta provista de dos cohetes, alimentados por tubos unidos a los radios, por los que la carga venía de una especie de carburador fijo, colocado cerca del eje, con un anillo de agujeros por donde entraba la mezcla explosiva a dichos tubos, cada vez que su boquilla pasaba por uno de los agujeros.

El elemento clave era el explosivo. El diseño según Paulet podía ser adaptado para utilizar más cohetes. Este diseño se asemeja a las turbinas hoy utilizadas por los aviones a reacción. Pedro Paulet realizó muchos experimentos, hasta que, aconsejado por el mismo Berthelot, prefirió utilizar las panclastitas de turpín que eran explosivos líquidos, fácilmente volatilizables y de tan tremenda expansión que había que debilitarlos con disolventes apropiados.

Los resultados que obtuvo Paulet fueron muy halagadores, la rueda giraba al parecer indefinidamente, y aunque las experiencias fueron, como era indicado, muy secreta, su buen éxito trascendió al Barrio Latino, a lo que tal vez se debe que un autor inglés lo haya citado como uno de los primeros precursores de la aviación con cohetes.

Un grave accidente ocurrido durante los experimentos que efectuaba Pedro Paulet para probar la velocidad máxima a la que podía girar la girándula, provocó la alarma del Director del Instituto Doctor C. Chabrié, quién prohibió radicalmente que se manejaran explosivos en sus laboratorios, entonces situados en humildes barracas cerca del Jardín de Luxemburgo, en París. El accidente fue producido por una explosión de acetona que se encontraba en un depósito cerca de un calentador. Paulet fue detenido a causa de este incidente para luego ser liberado cuando su profesor Berthelot testificó que Paulet no era un anarquista. Fue así como Paulet se quedó con su girándula motriz y sus consecuentes aplicaciones inconclusas, por otro lado, la efectividad de su máquina ya había sido comprobada. Este serio accidente causó la perforación del tímpano izquierdo de Paulet, que mas adelante le causó la sordera.

Motor de propulsión de combustible liquido

 Frente a los motores a vapor, eléctrico y de explosión que eran los mas avanzados al principio del siglo XX en materia de locomoción mecánica, Pedro Paulet ya había logrado diseñar y construir un nuevo motor que superaba a dichos motores mediante la utilización de fuerzas explosivas retro-propulsoras de cohetes. Paulet diseñó y construyó este motor en 1895. El motor pesaba 2.5 kilogramos, tenía un empuje de 200 libras, experimentaba 300 explosiones por minuto y estaba impulsado por combustible de “propelente líquido”; un componente formado por peróxido de nitrógeno y gasolina. En su diseño, tanto el carburante como el oxidante se encuentran almacenados en tanques separados y estos son mezclados en la cámara de combustión donde por medio de una bujía se produce una chispa que provoca la ignición. Esta combinación hacía que se generen potentes gases que eran expulsados al exterior a alta temperatura, como consecuencia se generaba una reacción que hacia elevar al vehículo. 

 

Avion Torpedo

Que posteriormente Paulet prefiere llamar "autobólido" estaba diseñado en base a su motor a reacción y poseía una forma de "punta de lanza". Esta nave aeroespacial tenía un espacio interior adecuado para una tripulación, revestido a su vez en su parte externa con una capa de material resistente a las condiciones del espacio y de la atmósfera. Paulet eligió el diseño esférico de la cabina debido a que el consideraba que esta forma geométrica es mas resistente a las presiones externas producidas por el medio ambiente y porque a su vez permite una completa libertad de movimiento a la tripulación. Así mismo el diseño consideraba el uso de paredes térmicas y la producción de electricidad para el instrumental por medio de baterías termoeléctricas. El ala delta de la nave espacial poseía en ambas bases localizadas en los extremos de la misma, doce baterías de tres cohetes por batería, pudiéndose orientar ese triángulo en forma de lanza por medio de un eje situado sobre el centro de gravedad de la célula. Con este diseño, Paulet se adelantaba a su época proponiendo una nave de elevación vertical controlada, capaz incluso de volar horizontalmente, en forma oblicua y hasta de sumergirse en el mar.

© Inventar 2008. Todos los derechos reservados.
  Telf. Perú:  (511) 9933 - 08549 / USA:  (001) 786 - 587 9100
info@inventarperu.com

.